DE TELARES ANCESTRALES EN LAS SIERRAS DE CÓRDOBA

Experiencia colectiva con Córdoba Originaria.

La memoria de nuestros pueblos establece conexiones. Como los ríos del monte que no han sido castigados por la sequía, ella siempre encuentra canales o caminos por donde circular.

Ángel Chocobar es un diaguita calchaquí devenido serrano de la localidad cordobesa de La Ramada, último pueblo antes de entrar a la provincia de San Luis. En el valle de traslasierra, todas las semanas, sentado en viejas sillas de madera que parecen ser extensiones de la tierra, rodeado de árboles, gallinas, perros y conejos, el hermano arma sus telares y teje a la luz del inti.

Ángel domina diferentes técnicas de telar indígena, entre ellas el mapuche y el pampa. Sin embargo, uno de sus mayores logros es haber podido reconstruir la técnica del pueblo que caracteriza a este territorio, la técnica milenaria del pueblo comechingón.

El hermano alterna el tiempo de su vida entre su estadía en un rancho y en una pequeña biblioteca de la localidad de Piedra Blanca, San Luis. Allí, dos veces a la semana, dicta un taller de telar ancestral. Pero antes de comenzar con su relato, el serrano con tonada tucumana nos advierte: “Yo siempre digo que en los talleres no se enseña nada, se despiertan memorias…”. En ese momento, nos parece sentir el vuelo libre cerca de un cóndor. Nos acomodamos casi de manera circular en una pequeña mesa y observamos una práctica milenaria que nos interpela desde lo más profundo de nuestra existencia.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s