CINE TEATRO CÓRDOBA, CINE PARA VER

Este domingo fue la última función del Cine Teatro Córdoba.

De aquel cine que abrigó treinta inviernos y treinta primaveras, quedan las huellas de un ciclo que cultivó en el imaginario colectivo el derecho al cine de autor.

El ingreso vidriado, la cuponera, el telón, Inés, Juan, las Dorin’s, las butacas duras, el correr de la 35 mm, Daniel y la familia del CTC, crearon durante años la intimidad de una sala que profesaba el séptimo arte como ninguna otra, permitiendo que los “cetecianos” conozcan las miradas del mundo y las mágicas fantasías de numerosos artistas que eran invisibles para las grandes cadenas comerciales cinematográficas. Allí vimos las películas que nadie nos mostraba, que nos dejaron pensando, que nos hicieron reir a más no poder y llorar hasta rabiar.

Se cierra la cortina del CTC, se guarda el rollo y en la billetera nos queda la última entrada cortada, la del recuerdo de un cine para ver…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s