Río Tercero en silencio

¿Cuánto espacio ocupa el miedo? ¿Cuánto espacio ocupa el miedo en el cuerpo de un niño, de una niña, de un señor, que sufrió un bombardeo? ¿Cuántos años pasan antes de empezar a hablar del tema? ¿Cuánto tarda en apagarse el silencio?

Pasaron veinte años de las explosiones de Río Tercero, donde varios funcionarios y gobernantes hicieron volar las instalaciones de Fabricaciones Militares (FM) para destruir la evidencia del contrabando de armas.

La mente cínica y asesina de los mafiosos no dudo en bombardear una ciudad para luego, con plata e intimidación, obligarla a callar. Se hizo un juicio, se falseó la “evidencia”, se “suicidó” a testigos. Se hizo otro juicio. Y otro. Al fin se pudo procesar algunos responsables pero nadie se anima a pensar que eso es algo parecido a la Justicia.

Hoy, veinte años después, apenas unas ciento cincuenta personas se animaron a marchar por las calles de la ciudad. Ni siquiera para pedir Justicia, sino para encontrarse, para caminar juntas. En silencio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s