Festivaleando

Hay algo único en las lunas del festival de Cosquin. Algo que se siente en el aire y que ilumina el rostro de cada una de las miles de personas que viajan de todo el país para vivir la magia del encuentro.

A pesar de varios años de manejos turbios y de una triste historia reciente, una nueva comisión organizadora intenta recuperar el brillo olvidado, la esencia perdida del festival. Para que vuelva la palabra, los poetas, las canciones urgentes, el compromiso y la música popular al escenario Atahualpa Yupanqui.

Aquí Cosquin, donde se siente el pulso único del folklore. Donde la cultura vive.

“Y si vuelves me encontrarás siempre aquí,
orillando el corazón geográfico de nuestra cultura,
urgando bajo de las piedras,
yendo siempre hacia la vida como el río viejo,
porque soy de los que piensan que el fuego ya era de antes,
que ya venía en nosotros el llamado desde la noche con el viento.
Mucho antes del idioma impuesto y las campanadas,
antes de la ilusión de un niño y los aplausos,
antes del maestro solo frente a la plaza llena,
agarrado apenas de su cordaje y una palabra,
antes que aquella que nos pariera un grito tremendo por el derrumbamiento indio,
antes de las discográficas, los portafolios, la propaganda, la copla mancillada,
antes de este intento y de los que vendrán,
ya era el fuego, desde la noche con el viento,
por eso es que siempre volvemos” .- Palabración de la Tierra

















Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s