De megacausas, alegrías y luchas

Cuando el juicio y castigo del Estado eran tan solo una posibilidad lejana,
los escraches pintaron las casas de los genocidas.
Mientras la esperanza sucedía como trinchera, el pañuelo blanco se hacía carne en los cuerpos de esas mujeres.
Cuando lo incontable de la dictadura se convertía en 30 mil desaparecidos, el Terrorismo de Estado en Córdoba cobraba nombre y apellido.
Mientras
seguimos llorando las vidas que asesinaron
celebrando que seguimos en la calle
nos alegramos de estar juntas.
Miles de nosotras bajo el sol del mediodía
abrazando nuestro presente de resistencia.
El juicio terminó, la lucha continúa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s