Fallo a favor de la extradición de Facundo Molares

Por Ailín Colombo para Revista Resistencias

El juez federal de Esquel, Guido Otranto, declaró este lunes parcialmente de el pedido de extradición a Colombia del preso político argentino, Facundo Molares Schoenfeld. Aunque Otranto, el mismo imputado en la causa por la desaparición forzada de Santiago Maldonado, publicará la sentencia este jueves, durante la audiencia anunció que dará luz verde a la extradición.

Eduardo Soares, miembro de la defensa de Molares a cargo del Gremio de Abogados y Abogadas, aseguró que el juez «lanzó la pelota hacia arriba» y anunció que apelará el fallo ante la Corte Suprema. Como explicó Soares, La fiscalía que solicitó la detención no tiene competencia porque los delitos cometidos dentro del conflicto armado colombiano son competencia de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).


“La Cancillería argentina dejó pasar la orden de captura sabiendo que es falsa. Si quiere mañana mande una carta al embajador argentino en Colombia o pídale a la Cancillería colombiana que vaya a la JEP”, exigió el abogado. Juez “Dijo que la justicia ordinaria tiene capacidad de juzgar y que no hay condena en rebeldía a pesar de que le mostramos que hay un proceso irreversible en el sentido de que, si Facundo va allá y lo someten a un proceso, el vencido el término para presentar prueba”. concluyó.


En tanto, Hugo Molares, su padre, quien también es abogado, denunció que se trató de un falloideologizados, prejuiciosos y predeterminados de antemano”. Y agrego: “Creo que quien emitió este fallo lo tenía planeado desde que comenzó el proceso. Si se analiza cómo fue la serie de consecuencias de los actos, (…) la resolución final es un hecho cantado, consumado. Realmente me avergüenza».

Ante la lectura del veredicto, al hacer uso de sus últimas palabras, Molares sostuvo: “Elegí tomar partido en la lucha por la justicia social y la igualdad de los seres humanos, esa lucha me llevó a tomar decisiones de mucho compromiso. Entre ellos, el más importante fue unirme a una lucha en un país hermano, en el que invertí casi la mitad de mi vida y aprendí mucho”.

De todos los presuntos delitos que se le imputaban, el juez sólo declaró admisibles los de homicidio y secuestro. Si bien fueron cometidos cuando Molares era miembro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), no los consideró políticos. El militante perteneció a esa organización guerrillera durante unos diez años.

Tras la audiencia, organizaciones sociales, políticas y de derechos humanos bloquearon la carretera Ezeiza-Cañuelas en repudio al veredicto. Los grupos acamparon durante diez días frente al Penal Federal de Ezeiza donde el periodista se encuentra detenido desde febrero pasado tras ser capturado en Chubut en noviembre de 2021. Allí estuvo recluido en los penales de Esquel y Rawson hasta que fue trasladado a Buenos Aires por sus problemas cardíacos y renales.

*Por Ailín Colombo para Revista Resistencias / Imagen de portada: Revista Resistencias.

Comentarios

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*