Ideas de Pie: investigadores por una Ciencia y Tecnología en clave política

“Con ciencia no basta, sin ciencia no es posible” es un boletín quincenal que surge del convencimiento de un grupo federal de investigadores de que “la ciencia y la tecnología, como procesos colectivos de construcción de conocimiento e intervención sobre la realidad, son prácticas intrínsecamente políticas”.

Por Julieta Pollo para Ink

Ideas para los pies surgió en 2019 como un espacio de militancia, discusión y acción concreta en relación con la ciencia y la política científica. Está integrado por jóvenes investigadores y universitarios de diversas disciplinas -matemáticas, informática, física, biología, lingüística, ciencias políticas, comunicación, sociología, entre otras- que se desempeñan en distintas universidades públicas e institutos de investigación del sistema científico argentino.

Entre otras iniciativas, lanzaron el boletín quincenal de suscripción gratuita: “Con ciencia no es suficiente, sin ciencia no es posible”una herramienta de comunicación pública de la ciencia apuesta por hablar de ciencia y tecnología en clave política, para contribuir al debate público sobre temas que hacen al ejercicio de una ciudadanía tecnocientífica plena.

Hablamos con Lucía Céspedesintegrante de Ideas de Pie, becaria doctoral del CONICET y especialista en comunicación pública de la ciencia y periodismo científico de la UNC, sobre la federalización de la ciencia, la paridad de género en esta profesión y el riesgo de desvincular ciencia y tecnología del contexto geopolítico en el que se produce.

¿Cuál es el enfoque de Ideas de Pie respecto a la comunicación pública de la ciencia?

Nos gusta mucho una definición de dos investigadores que solemos citar, Yurij Castelfranchi y María Eugenia Fazio, respecto a que la comunicación de la ciencia debe tender a promover el pleno ejercicio de una ciudadanía tecnocientífica. Esto no quiere decir que todos debamos ser expertos en todo -algo que es imposible de entrada-, pero sí lo es. que tenemos las herramientas para discernir qué detalles técnicos y qué grado de conocimiento es necesario para entender dónde está el quid del tema en los debates públicos en torno a la Ciencia y la Tecnología. Esto implica identificar qué actores están involucrados en un determinado conflicto y quiénes se benefician y perjudican con cada forma posible de resolverlo.

¿Por qué es necesario un enfoque político y social de la ciencia? ¿Cuál es el riesgo de “disociarlos”?

Cada vez más, hay una dimensión científica o tecnológica en los conflictos sociales o socioambientales, y, para tomar una posición al respecto, es fundamental tener acceso a información de calidad. Pero quedarse en ese aspecto ya no es suficiente. La ciencia y la tecnología, como procesos colectivos de construcción de conocimiento e intervención sobre la realidad, son prácticas intrínsecamente políticas. Ignorar este aspecto e insistir en una ciencia apolítica (y, por tanto, supuestamente “pura”) es una posición que aún reproducen ciertos sectores, pero que es necesario superar. Como bien dicen Castelfranchi y Fazio, nos interesa construir una ciencia “que sepa encontrar su lugar de confianza sin despolitizarse cuando se encuentra con controversias y enfrentamientos políticos”. Para que esto suceda, también es fundamental que la producción científica esté inmersa en las realidades de los pueblos a los que pertenece y que integre los aportes de los diferentes sectores involucrados en los problemas que busca resolver.

taller-popular-cientifico-datos-ciencia-tecnologia-2
(Imagen: Ideas para pasteles)

A lo largo de este año, cuatro ejes guiarán las discusiones de Ideas de Pie: la crisis ambiental, la política científica en Argentina y América Latina, el impacto de las tecnologías digitales en la cultura y el trabajo, y las condiciones para la producción de conocimiento científico. «UNAdemás de preparar tus propios textos, te proponemos entrevistas con referentes en estos temas. Una de las cosas bonitas que comparten la ciencia y el periodismo es que, tan importante como saber algo, es saber a quién preguntar cuando no sabemos. Básicamente, ¡nos encanta hacer preguntas! Estamos abiertos a recibir propuestas de temas y autores y, por supuesto, también a todo aquel que quiera sumarse a participar en Ideas”, explica Lucía.

Además del boletín, el colectivo Ideas de Pie ha realizado otras iniciativas como los seminarios-taller “Historia de las políticas científicas en Argentina y modelos de desarrollo” (2020), “Desarrollo sostenible: aportes desde las ciencias y la economía popular” (2021) y el Taller de Datos Populares (iniciada en 2021 y en pleno crecimiento). También contribuyó a la publicación. DESIGUALDADES, 7 Perspectivas sobre lo que dejó el primer año de la pandemia en Argentinade la Fundación Igualdad (2021).

¿Qué papel juegan las redes sociales en cuanto al alcance y apropiación de estos temas por parte de la sociedad?

Las redes bien usadas permiten una llegada increíble. De hecho, la expansión de Ideas fue posible en gran parte gracias a las reuniones de Zoom que se llevaron a cabo tanto desde 2020 hasta esta parte. Durante las fases más críticas de la pandemia, fueron muchos los científicos y comunicadores que asumieron la tarea de utilizar estos canales de manera responsable para mostrar la mejor evidencia que teníamos en cada momento. Fue muy interesante y realmente exigente hablar sobre el contenido científico y, al mismo tiempo, cómo funciona la actividad científica entre bastidores. Posiblemente este sea un aspecto a reforzar para periodos menos críticos, no quedarse con “un equipo de investigación descubre…”, sino mostrar la investigación científica como un proceso constante.

Por supuesto, las redes también son un caldo de cultivo para la desinformación y la circulación de noticias falsas, a veces sin mala intención, a veces con el propósito explícito de romper el diálogo, socavar la credibilidad de personas o instituciones, o simplemente enturbiar los tribunales. Con demasiada frecuencia, los “debates” en las redes sociales terminan siendo campeonatos de quién grita más fuerte. Pero, una vez más, las redes también tienen enormes posibilidades para explotar diferentes lenguajes y modalidades de comunicación de la ciencia que abren el juego a intervenciones creativas y maravillosas.

taller-popular-cientifico-datos-ciencia-tecnologia-3
(Imagen: Taller de Datos Populares)

El boletín ya suma una veintena de artículos que abordan discusiones como la ética en el desarrollo de nuevas tecnologías, el rol del conocimiento científico en diversos ámbitos de la vida en su conjunto, los desafíos de conjugar modelos de desarrollo con sustentabilidad ambiental, la historia de la ciencia en Argentina y América Latina, y la inserción de las innovaciones digitales en el marco de las transformaciones económicas, sociales y culturales.

La última entrada pone el foco en la adquisición total anunciada de Twitter por parte de Elon Musk y “la concentración del poder como antítesis de la idea democrática”, en palabras de Martín Becerra (profesor titular de la Universidad Nacional de Quilmes y de la Universidad de Buenos Aires, e Investigador Principal del CONICET). El archivo completo del boletín se puede consultar libremente en este enlace.

¿Cuál es la importancia de tener una red federal?

La descentralización y federalización de CyT es una deuda pendiente en Argentina. Si bien las actividades presenciales de Ideas de Pie se concentran principalmente en Buenos Aires -debido a que es allí donde se formó la organización y, por lo tanto, allí reside la mayor cantidad de participantes-, en las reuniones en línea (charlas, paneles, talleres, seminarios), hemos tenido la suerte de coincidir con gente de todo el país y sin duda los debates se enriquecen con visiones de distintos lugares. Lo mismo ocurre con nuestros debates internos. La ciencia nunca se descontextualiza y reconocer su carácter situado es necesario para probar respuestas a problemas definidos localmente. (por ejemplo, el trabajo que ha llevado a cabo nuestro Taller de Datos Populares). Además, es una forma de (re)conocer la producción de conocimiento que se da en el campo científico, pero fuera de los centros académicos más grandes y tradicionales del país.

¿Cómo es la situación actual de los trabajadores de la ciencia en Argentina, desde el punto de vista de sus derechos laborales y desde la paridad de género?

La (des)paridad de género depende en gran medida de la disciplina. Por ejemplo, en las conocidas como STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés), los varones son mayoría. En términos más generales, y tomando como ejemplo a CONICET, que es una de las principales instituciones de CyT del país, las mujeres son mayoría en la obtención de becas de doctorado y posdoctorado, así como en las dos primeras categorías de la carrera de investigación científica. , Asistente y Adjunto. En el tercer nivel, Independiente, hay una paridad casi total. Pero al pasar a las categorías Principal y Sénior, la balanza se inclina hacia el lado masculino. Asi que, Si bien la cuestión de los ingresos sigue siendo totalmente relevante, no es la única arista: también hay que empezar a desarmar la experiencia de quienes ya están dentro del sistema científico-académico analizar qué factores inciden en la permanencia o expulsión de la mujer en la ciencia. En cuanto a los derechos laborales, algo que se está debatiendo mucho, pero que aún no se ha logrado, es que se reconozca plenamente como trabajadores a los becarios, es decir, a los que tienen una beca para realizar sus doctorados o posdoctorados.

Pie Ideas está en Facebook, Gorjeo y Instagram. Puedes suscribirte a la newsletter de forma gratuita aquí y visita publicaciones anteriores aquí.

*Por Julieta Pollo para La Tinta / Imagen de portada: Ideas de Pie.

Comentarios

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*