Vasectomía: método seguro, sencillo y desafiante

En un sistema que busca fragmentarnos, el autoconocimiento es rebelión. Descolonizar y despatriarcalizar nuestra mirada implica ubicarnos desde nuestros propios cuerpos y memorias, haciendo un camino de autoconciencia que abre márgenes de libertad para decidir. Hoy profundizaremos en la vasectomía, un método anticonceptivo duradero y definitivo para quienes producen espermatozoides.

Por Redacción La tinta

“Googleá vasectomía” fue un eslogan que nació del hastío de las embarazadas en medio de una ola feminista. Es que, históricamente, la anticoncepción la manejamos nosotras: pastillas, DIU de cobre, DIU hormonal, implante, inyecciones, ligadura… ¡Alto!

En Argentina, la discusión del aborto en la arena pública, desde 2018, habilitó múltiples debates sobre anticoncepción y salud (no) reproductiva, sobre la la irresponsabilidad de los hombres en torno a la cuestión, sobre la subordinación de los cuerpos feminizados en relación al cuidado. Se comenzaron a distribuir folletos e información para promover y desacreditar los mitos de la vasectomía, y la práctica creció considerablemente. Según el Ministerio de Salud de la Nación, en 2015 se realizaron 56 vasectomías en todo el país y, en 2019, las intervenciones aumentaron a 683.

José tiene 38 años, dos hijos y una pareja estable. Nos cuenta que lo practicaba hace más de dos años. A su pareja le habían insertado un DIU hace seis años: “Ella siempre fue la que llevó la responsabilidad de la anticoncepción. Ya era hora de que aceptara eso y como no quiero tener más hijos…”.

Según los últimos datos oficiales del Ministerio de Salud de la Nación, las ligaduras de trompas (conocidas como ligaduras de trompas) se realizan con mucha más frecuencia que las vasectomías, a pesar de que ambas están reguladas desde hace más de una década. Por cada hombre que se somete a la anticoncepción quirúrgica, hay 26 mujeres o personas embarazadas que se someten a esta práctica. Las políticas de salud no suelen cuestionar a los hombres, y menos promover prácticas de salud desde una perspectiva relacional, que apunten a reducir las desigualdades de poder. Es necesario, por lo menos, comenzar por una mayor difusión de este método de anticoncepción quirúrgica para quienes generan espermatozoides, combatiendo la idea de que la anticoncepción es sólo tarea de los cuerpos embarazados.

¿Qué es la vasectomía?

Es sobre un método anticonceptivo quirúrgico permanente, seguro y sencillo, con una eficacia superior a 99%. “Durante la operación estuve muy tranquila, despierta, con anestesia local. Me operaron a las 13:42 y salí a las 14:20 sin ningún problema”, nos cuenta José. El procedimiento Consiste en ligar los conductos deferentes para evitar el paso de los espermatozoides desde los testículos hasta el pene. Se realiza sin hospitalización y no modifica la apariencia física de los órganos sexuales.

Recientemente, en Argentina, comenzaron a realizar vasectomías sin bisturí, con el fin de hacerlo más accesible y aceptable. Se utilizan pinzas especiales que permiten, a través de la piel, tomar los conductos deferentes al nivel de las bolsas escrotales y atarlos para evitar el paso de los espermatozoides. El procedimiento tiene una duración de 20 minutos, con una recuperación de una hora para salir de la institución y, en 48 horas, se pueden realizar las actividades cotidianas.

Desde 2006, según la Ley N° 26.130, tanto la ligadura de trompas como la vasectomía deben estar disponibles en el sistema público, en obras sociales y prepagas, en un gratuito y con cobertura total, ya que forma parte del Programa Médico Obligatorio. En caso de no poder atender la demanda, los servicios de salud deben garantizar la derivación oportuna a un efector donde sea posible realizar la práctica. A partir de los 16 años, quienes producen espermatozoides y no quieren tener (más) hijos pueden solicitar la vasectomía, sin necesidad del consentimiento de otra persona.

Una vez realizada la práctica, Solo es eficaz para prevenir el embarazo a partir de las 25 eyaculaciones, por lo que es fundamental realizar un estudio entre los tres y los seis meses para corroborar su eficacia. En ese período, se recomienda utilizar otro método anticonceptivo. Ojo: no previene las infecciones de transmisión sexual, por lo que el uso de preservativos sigue siendo fundamental. Se habla de vasectomía es irreversibleya que solo podría revertirse a través de una cirugía difícil y costosa que no está disponible en el sistema de salud pública.

La apariencia y volumen del semen no se transforma con esta intervención. Los espermatozoides, fabricados en el testículo, suelen almacenarse en el epidídimo y, en el momento de la eyaculación, viajan a través de los conductos deferentes hasta la uretra. Luego son expulsados ​​junto con las secreciones de otras glándulas, como la próstata y las vesículas seminales. Los espermatozoides representan menos del 5% del volumen del eyaculado, por lo que si no hay espermatozoides, el plasma seminal no se modifica.

Siete días después de la cirugía, se suele hacer la primera cita de seguimiento con el médico para comprobar si hay complicaciones o para atenderlas con prontitud.

Vasectomía-2

“Después de la operación tuve dolor, que era normal -dice José-, pero cuando hablé con algunos hombres, se pusieron pálidos. Uno me dijo que se lo había hecho un conocido y que tenía dolores crónicos, otro que no tenía erecciones y un montón de cosas más, entonces opté por no contarle a nadie más que me había operado. Hasta que fui al médico y me dijo que era normal, y se me pasó el dolor y el miedo”. Lo cierto es que, más allá de los prejuicios, la vasectomía no suele tener efectos secundarios ni provocar disfunciones sexuales ni afectar al deseo sexual ni a la forma de experimentar el orgasmo.

para la ccuidado posterior, se aconseja, el primer día, colocar una bolsa de hielo cubriendo la región con un paño limpio, aplicándolo por 30 minutos, reposando por media hora y repitiendo varias veces, permaneciendo en reposo. Al día siguiente se recomienda retirar la gasa, bañarse, colocar una gasa estéril y algo para ajustar la zona durante siete días. En este momento, también es importante evitar el esfuerzo físico y las relaciones sexuales.

“Quizás debería haberlo hecho antes y evitar situaciones feas para mi pareja -reflexiona José-, pero siempre es un buen momento para hacerlo, ya que los hombres estamos en condiciones de quedarnos embarazadas toda la vida”.

*Por Redacción La Tinta / Imagen de portada: A/D.

Comentarios

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*