Vienen por todxs

Primero despidieron a los ñoquis; pero yo no me preocupé, porque no soy ñoqui. Después echaron a los becarios, tercerizados, monotributistas y pasantes; pero yo no me preocupé, porque no soy un trabajador precarizado. Después rajaron a los trabajadores y trabajadoras de programas sociales, de la Secretaria de Trata, del Complejo Esperanza, pero a mi no me importa, “algo habrán hecho” pensé.

Hoy me llego el telegrama de despido.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*